Cookies

Este sitio web utiliza cookies por motivos funcionales, de mejora de la experiencia de navegación y estadística. Si está de acuerdo con el uso de cookies, por favor haz clic en "Sí, acepto". Consultar nuestra política de cookies

Sí, acepto
Clima y energía

Clima y energía

Clima y energía

El medio ambiente también depende de nosotros y de cómo suministramos calor y agua caliente a nuestro hogar. A través del uso altamente eficiente de las energías renovables no solo conseguirá reducir sus costes energéticos, sino que al mismo tiempo estará protegiendo los recursos naturales y el clima.

Fuentes de energía

¿Qué fuentes de energía existen? ¿Cuál de ellas es la más apropiada para el objetivo que tienes previsto? Conoce las distintas posibilidades que tiene a su alcance para poder disfrutar de un calor confortable en tu hogar.

Energías regenerativas

Que una fuente de energía sea «renovable» significa que siempre se renueva. Por lo tanto, no hay que temer que deje de estar disponible algún día. Además, las energía renovables protegen el medioambiente. De ahí que, en muchos países, el estado fomente su uso.

Madera

La madera de los árboles siempre puede volver a crecer y capturar el CO2 que se desprende durante la combustión. Se forma con ello un ciclo, razón por la que la leña, los pellets, etc. forman parte de las energías renovables.

Aire, agua, tierra

Las bombas de calor le permiten aprovechar la energía gratuita almacenada en el aire, el suelo o el agua subterránea. Para poder generar calor, la tecnología necesita electricidad. Si tu hogar está equipado con una bomba de calor moderna, los cálculos teóricos indican que el medio ambiente proporciona una media de tres cuartas partes del calor que esta necesita.

Sol

El Sol envía cada día hacia la Tierra una cantidad de energía que supera más de 8000 veces la que necesitan las personas. Una instalación termica sobre el tejado o en la fachada le permitirá capturar la energía gratis del sol. El calor que entrega una instalación de este tipo se puede usar para la alimentación de agua caliente y hasta para la calefacción.

Energías fósiles

El petróleo, el gas y el carbón son fuentes de energía de tipo fósil. Se llaman así porque se formaron hace mucho tiempo, millones de años, a partir de «fósiles», es decir, a partir de los restos de animales y plantas. La extracción y explotación de estos portadores de energía agotan los yacimientos naturales y provocan la extinción de los recursos. Además, su combustión genera emisiones de CO2, uno de los principales causantes del cambio climático.

Gas

El gas es una fuente de energía especialmente barata. El gas natural es considerado la energía fósil más limpia. Las modernas calderas a gas de condensación permiten usar casi todo el calor contenido en el combustible y presentan una clase de eficiencia energética A.

Gasóleo

En muchos países, el gasóleo es el indiscutible número 1 para la calefacción. Si bien las reservas tienen límites, el suministro para los próximos años está garantizado. La combustión del gasóleo con la tecnología de condensación es muy eficiente, tal como demuestra la clase de eficiencia energética A obtenida por las calderas de condensación modernas.

Carbón

Otras opciones para generar calor de manera fiable y asequible son el carbón y el coque. En las calderas de combustible sólido de alto rendimiento, la combustión tiene lugar con una gran eficiencia. El calor que difunden las chimeneas, tanto las convencionales como las cerámicas, es percibido por muchas personas como especialmente agradable.